TEMPLE DE ACERO®

Personas, historias y
noticias con temple de acero

¡Cuidado! Estos podrían ser síntomas de que la cuarentena afectó su salud mental

¡Cuidado! Estos podrían ser síntomas de que la cuarentena afectó su salud mental

Quince meses después de que se decretó en el mundo la pandemia por la expansión del coronavirus, la vida de millones de ciudadanos en el mundo continúa cambiando, pese al esfuerzo de muchos países por poner en marcha los procesos de reactivación, no solo de sus economías, sino también de la vida social de sus ciudadanos

Sin embargo, así los establecimientos reabran, y escenarios como colegios, universidades y empresas vuelvan paulatinamente a las dinámicas que conocimos hasta inicio de marzo de 2020, y las personas vuelvan a encontrarse en ellos, es importante aceptar que las extensas temporadas de encierro, y las transformaciones del modo como nos relacionamos como humanos dejaron huellas, quizá intangibles, o difíciles de percibir en nuestro comportamiento y en nuestra salud mental.

Precisamente, en tanto estos cambios, o afectaciones muchas veces son imperceptibles en si mismos, o incluso en personas muy allegadas, es importante aprender a identificar algunos rasgos que permitan prender las alertas frente al desarrollo de alguna patología psiquiatrica, las cuales, según los expertos, no siempre son sinónimo de la necesidad de ser tratadas a través de profesionales de la salud.

En diálogo con Noticias RCN.com, el psiquiatra Marco Fierro, director de investigación de la IPS Remy en Bogotá, explicó que, aunque es difícil detectar patologías mentales sin contar con el conocimiento especializado, lo que impediría hacer diagnósticos, sí existen algunos rasgos o aspectos que deberían ser tenidos en cuenta como una eventual alarma.

¿Presenta alguno de estos rasgos?

En primer lugar, el doctor Fierro identificó los cambios bruscos de estados de ánimo como un rasgo a tener bajo la lupa, advirtiendo que aunque pueden ser normales, la tristeza, ansiedad, y mayores niveles de irritabilidad son un signo de alarma sobre eventuales afectaciones en la salud mental de nosotros o de personas cercanas.

Advierte que, si bien no son necesariamente indicadores del padecimiento de un trastorno mental, los casos en que estos cambios ya son persistentes, podrían ser síntomas de que es necesaria una evaluación a profundidad.

En segundo lugar, Fierro relacionó las alteraciones en “nuestro funcionamiento natural”, refiriendo el modo en el que nos relacionamos con entornos cercanos como familiares y personas de otros entornos.

El especialista advirtió que por ejemplo en escenarios laborales, esto podría verse manifestado en cambios en el modo de trabajo, problemas de concentración, molestia o incomodidad frente al trabajo, y algunos rasgos de desinterés frente al trabajo o el relacionamiento con otros individuos en dicho entorno.

En otros escenarios, esto podría verse reflejado en “no estar o sentirnos bien con nosotros mismos”, advirtiendo que es otro síntoma al que es necesario hacer seguimiento, para determinar si es causa de una alteración de la salud mental.

Frente a esto, el especialista advirtió que ante esa sobrecarga mental derivada del contexto propio del encierro adoptado por la pandemia, muchas veces no es necesario el acudir directamente a un profesional de la salud mental, sino que parte de esa carga puede ser aliviada a través de conversaciones tranquilas con familiares o  amigos.

Fierro advierte que quien escuche esté dispuesto a ello, y lo haga con el interés de ayudar, y no de juzgar, aduciendo que esta persona será clave en un primer diagnóstico, en tanto podrá determinar si identifica cambios sustanciales de comportamiento, lo cual si haría necesaria la consulta con personal de la salud mental.

Ojo con el sueño

El experto advirtió que la falta de sueño y las alteraciones de ese proceso deben ser consideradas como una alerta inminente, señalando que si bien existen patrones de sueño que varían en cuanto a su duración, “si nuestro sueño se altera, si empezamos a experimentar cambios en la cantidad y calidad, eso es indicador de que no estamos del todo bien”, advirtiendo que si bien en ocasiones puede ser algo pasajero debido a preocupaciones, si debe ser visto como un signo de que “no hay algo suficientemente bien en nuestra salud mental”.

Para el experto, las alteraciones tangibles del sueño son muestra de que está “reapareciendo o comenzando una afectación a la salud mental”.

La OMS lo llamó fatiga pandémica 

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) el tema también ha comenzado a representar mayor importancia, e incluso, en ese espacio se ha acoplado el termino de “fatiga pandémica”, que no es otra cosa más que la respectiva fatiga ante la situación sanitaria actual, las medidas adoptadas, y la saturación de información al respecto.

Lo anterior se traduce en cansancio, agobio con la rutina, y una sensación de desesperanza, ansiedad, tensión y zozobra sobre el futuro, señalando que, si bien es vista como una reacción normal, existen límites que han de sugerir la necesidad de acudir a los especialistas.

Adultos mayores

En los casos de personas mayores, con problemas de la memoria, el doctor Marco Fierro advierte que ante la actual situación de pandemia, y los efectos que conllevan medidas como los confinamientos, restricciones de movilidad y otras, resulta necesario el “explicar constantemente, pues pudrían olvidarse de ello, y van a volver a preguntar”.

En estos casos, el experto dice que es “fundamental hacerles sentir que estamos cercanos”; advirtiendo que cuando se comparten espacios, esta presencia debe hacerse a través de la comunicación y el intentar compartir espacios, mientras que en casos en los que “no vivimos con ellos, se debe procurar hacerlo a través de los medios de comunicación que nos lo permiten”.

“El hecho de que estemos lejanos físicamente no significa que no podamos estar cercanos emocionalmente” advirtió el experto, quien ahondó en la importancia de expresarles aprecio y cariño, para evitar que la ausencia de vistas, sea relacionada por los adultos mayores con olvido o desatención.


Fuente: Noticias RCN – Photo by energepic.com from Pexels

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp